QUÉ DIFÍCIL ES HABLAR EL ESPAÑOL

Durante mi estancia de 2 años en el paradisiaco Cancún, sin esperarlo tuve la oportunidad de experimentar y de convivir con los modismos, acentos y expresiones no solo de Cancunenses sino de todo extranjero de medio tiempo y forasteros permanentes, pues al laborar en un lugar donde es difícil encontrar personas de la misma región de uno, tuve que acostumbrarme a escuchar palabas que al inicio me parecieron extrañas y en ocasiones chistosas. He aquí unos ejemplos de algunas situaciones que me sucedieron y otras más que me contaron:

FERIA Y CAMBIO
Una de las primeras palabras de las que tuve mucha dificultad omitir en mi vocabulario recién llegue a Quintana Roo fue “la feria” o sus derivados “¿traes feria?” o “no traigo feria”, pues es muy común y aún más costumbre en mi región decir esta frase en vez de “cambio” o “no traigo cambio”. En una ocasión le pregunté a un compañero que no conocía si me podía “feriar” un billete. Lo primero que éste me preguntó fue ¿eres de Monterrey verdad? Me sorprendió tanto que me lo dijera, ya que estaba segura que nunca antes nos habíamos conocido y entonces le respondí: “si, ¿por qué?” Y me contestó que solo los regios utilizan la palabra “feria”. Al intentar evitar esta palabra, me quedaba pensando por unos segundos cuál era la manera correcta de señalar que necesitaba algunas monedas. Después supe que en Cancún solo se le dice “feria” al dinero en sí, aunque no es muy frecuente que lo digan. Asimismo escuché que muchas personas le llaman “sencillo” a las monedas, a lo que nosotros los regios también le decimos “feriecita”.

¿ESTÁS CAMOTE?
Un modismo que utilizan las personas originarias de Cancún o quienes tienen muchos años viviendo allá es “Estoy camote” cuando se encuentran muy ocupados o tiene muchísimo trabajo. Al principio no entendía muy bien a que se referían, cuando decían aquella frase yo me ideaba algo así como esto:

estoy camoteY cada vez que lo mencionaban, me causaba gracia y me imaginaba a la persona en cuestión con cara de camote y en la posición antes publicada. Cabe aclarar que en México, el camote es una planta hortaliza de uso comestible y se utiliza como postre en algunas regiones del país así como ingrediente para diversas recetas de repostería y dulces típicos. Es cotidiano además el expresar “camotiza” a cargas de trabajo muy pesadas. Ello me hacía imaginarme a personas recibiendo camotes, similar a una escena de “tomatazos”. La palabra “camote” como tal es también utilizada como albur refiriéndose a las partes sexuales masculinas (aunque leído de esta manera ya no suena tan grosero).

COLOMBIANOS
Entre los latinos que más frecuentan la ciudad de Cancún para vacacionar son los colombianos y todos ellos sin excepción mencionan las mismas frases al dirigirse a alguien y pedir un favor;

Saludo: Si, ¡buenah noche! (díah o tardeh) ¡Si, señora!, ¿Uté me pudiera hacer un favor? Sería tan amable de… (Solicitud o favor)

Persona que atiende la solicitud: ¿Desea algo más?

Despido: No señora, no mah naha. Eh uté muy hentil. ¿Será que me lo pudieran brindar en un ratico?

En un inicio sentía raro cuando un colombiano me decían “señora”, me sentía vieja y entonces me esforzaba para que mi voz se escuchara más joven, pero era inútil, todos me llamaba igual. Al poco tiempo de convivir con ellos, supe que era una manera formal de dirigirse a alguien con respeto y no importaba la edad de la mujer con quien hablaran, pues para efectos generales todas somos señoras…

POCILLOS
Al trabajar en un hotel como atención al cliente y tener contacto directo con todos los huéspedes, en una ocasión recibí una llamada de una visitante colombiana y me solicito unos “pocillos” para su habitación. – ¿Pocillos? pregunté, – ¡Si señora!, necesito unos 3 o 4 pocillos porque la camarista se los ha llevado. No tenía ni idea qué eran pocillos, solo sabía que mi huésped necesitaba 3 ó 4, así que tuve que llamar al gerente en turno para preguntarle si el sabia el significado. Afortunadamente me respondió que POCILLO eran nada menos y nada más que tazas para café. Luego de eso, no me fue para nada difícil conseguírselos…

¿CARA DE QUÉ?
Si bien una palabra puede tomar un significado diferente en ciertas regiones de estado a estado, cuanto más si se refiere a un país completamente diferente a nuestro lugar de origen. La siguiente historia es una de las más graciosas que alguien me ha contado, a la fecha no lo he podido superar (y creo que no lo haré nunca).

Uno de mis compañeros del hotel me platicó que en una ocasión en el área de la recepción se encontraba un joven mexicano tratando de seducir a una chica cubana y entre pláticas y bromas que le hacia la dama, el chico envuelto en risas y para tratar de quedar bien, se le ocurrió decir: ¡hay señorita!, ¡Usted tiene una cara de pinga!, haciendo alusión que la muchacha tenía muy buen sentido del humor, aunque ella no pensó precisamente eso… En México indicar que alguien es muy pingo o muy pinga se refiere a una persona que es muy traviesa o realiza travesuras en tono de juego. Es una expresión muy común de los adultos hacia los niños cuando éstos son hiperactivos y rebeldes pero a primera vista aparentan lo contrario. En pocas palabras es un sinónimo a decir “eres un diablillo”. Sin embargo en Cuba la palabra PINGA en género femenino alude al órgano sexual masculino y se interpreta como una grosería y hasta falta de respeto por parte de la persona que expresa la palabra. “Pinga” es una palabra tan fuerte para los cubanos como lo es “la polla” para los españoles o “v” para los mexicanos.

En resumen, el hombre con las mejores intenciones trató de decirle a la cubana que tenía una cara de diablilla como una forma de elogio, pero lo único que la mujer entendió fue una insolencia al haber sido llamada “cara de pene”. Mi compañero cuenta que desde luego, la chica se puso furiosa y le reclamó al joven por haberle ofendido de esa manera. Tengo la leve sospecha que si el caballero pretendía invitar a salir a su conquista, definitivamente perdió toda oportunidad luego de aquel incomodo evento…

¡¡ÉCHAME AGUAS!!
Una historia más fue cuando mi prima hermana me comentó que su novio de origen salvadoreño pero residente en Estados Unidos, en una visita que le hizo para saludar a la familia de mi pariente, tuvo una reunión con su suegro y cuñado, entonces al momento de que mi primo le pidiera de favor que le ayudara a supervisar la calle para sacar el auto de la cochera, se lo solicitó como “échame aguas, por favor”. Éste término es muy habitual en mi localidad y se entiende bien cuando requerimos apoyo de alguien para vigilar un camino o zona de la cual no tengamos completa visión y/o pueda existir algún peligro. Al pedir “échame aguas”, significa que el sujeto que alerta avisará algo así como “¡¡aguas!!, ahí viene un coche” o “¡¡aguas!!, cerca de ti está un sillón” o “¡¡aguas!!, está caliente la sartén” solo por mencionar algunos. Dicho de otro modo, “¡aguas!” es un equivalente de “¡cuidado!” solo que más divertido…

Si el novio de mi prima hubiera leído esta explicación antes de que el hermano de su novia le pidiera “echarle aguas”, seguramente se hubiera ahorrado la penosa situación de llevarle a mi primo dos tinas llenas con agua cerca de su coche y se hubiera evitado toda la confusión (sobre todo el de solicitar agua a sabiendas que no iban a lavar el vehículo en ese momento)…

¿Ingrata?
Y si escuchar palabras en nuestro propio idioma es a veces confuso, lo es más aun cuando nos hablan en otro idioma, por ejemplo el portugués. En mi área de trabajo en playas caribeñas era muy común recibir visitantes brasileños y entre su poco español y nuestro poco portugués nos dábamos a entender en la mayoría de las ocasiones y nos familiarizábamos con las expresiones más comunes que utilizaban para pedirnos alguna cosa y agradecer por ello. En una ocasión una de mis compañeras de ama de llaves me hizo una pregunta muy particular sobre el significado de una palabra algo así como “ingrata”, “abrigada”,”ingratada”, pues al momento de entrar a una habitación para llevar un par de toallas, la huésped le menciono esa frase que no es otra cosa más que el agradecimiento que la mujer originaria de Brasil le hizo a la camarista. “Obrigada” es la forma de decir “Gracias” a una persona de género femenino, tanto como “Obrigado” se lo mencionan al sexo masculino. Sin embargo mi compañera sintió la necesidad de preguntarme la traducción ya que no entendía el por qué había sido llamada “ingrata” si no había cometido ninguna falta para con los huéspedes….

Ya para finalizar, les dejo un video muy adoc con las experiencias antes mencionadas, ¿tienen alguna experiencia similar y chusca?, compártanla dejando un comentario al final del blog para conocer otras frases y modismos que son ajenos a nuestro vocabulario, tal como lo dice esta canción:

Y hablando de palabras y expresiones, hace ya un tiempo que escribí este blog llamado “mexicanismos” que muestra un contexto amplio sobre las oraciones frecuentes que utilizamos los mexicanos para referirnos a ciertas cuestiones y cosas de la vida cotidiana. Espero que también les guste:

https://clauxx.wordpress.com/2010/01/18/mexicanismos/

3 comentarios to “QUÉ DIFÍCIL ES HABLAR EL ESPAÑOL”

  1. Juan Ignacio Concha Says:

    Hola, descubrí por casualidad tu blog, he leido algunos artículos los cuales me han parecido muy interesantes, me ha sorprendido gratamente tu capacidad narrativa y como escribes de temas en apariencia simples de una forma muy interesante.

    Así que nada, felicitaciones!!!

    • Wow! muchísimas gracias!!
      Mensajes como el suyo me hacen pensar que vale la pena invertir mi tiempo escribiendo cosas que se me ocurren expresar (aunque actualmente ya no lo haga tan seguido). Escribir es una de las pocas cosas de las cuales me atrevo a presumir y quizá no porque lo haga bien, sino porque me agrada mucho hacerlo y creo que cuando uno disfruta hacer algo, se convierte en habilidad, lo que al final resulta ser una actividad fácil de realizar, como en mi caso, aunque sea simple pasatiempo…

      Muchísimas gracias de nuevo por sus palabras, me llena de alegría el saber que a alguien le ha servido algo de lo expresado en este sitio, ello me anima muchísimo a seguir intentándolo y no abandonar este espacio, aunque mi tiempo libre ya no sea el mismo como cuando era mas joven, pero su comentario ha sido tan alentador que me han dado muchas ganas de desempolvar mis antiguos e incompletos escritos que a la fecha no he publicado.

      Bendiciones y espero seguir leyéndonos muy pronto.

      Saludos!!

      • Juan Ignacio Concha Says:

        Me alegro muchísimo y esa es la idea, tienes un gran talento así que debes aprovecharlo y aunque no tengas tanto tiempo como antes no dudo que ese poquito tiempo que te queda será de calidad, así que te felicito nuevamente.

        Por otro lado ¿no has pensado en hacer un podcast o monólogos? creo que las cualidades las tienes e intuyo que disfrutarás mucho de eso.

        Juan Ignacio.
        Saludos desde Chile.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: