YANNI Y KENNY G; DOS GRANDES DE LA MÚSICA (CADA UNO EN SU GENERO, POR SUPUESTO!)

Estos dos grandes de la música visitaron la tierra del cabrito y de la carne asada, en un mismo año, en un mismo escenario y en fechas muy próximas mutuamente. Estos géneros son a los que yo les llamo “música anti-tonto”, pues considero que no cualquiera sabe apreciar este tipo de ritmos, sin embargo es música muy ligera y fácil de digerir, (la diferencia es que muy pocos se atreven a hacerlo).

En menos de un mes, el New Age y el Rhythm and Blues se apoderaron de la ciudad de Monterrey. Aunque me vi en una condición difícil a causa de una delicada situación financiera, no pudo ser mejor, pues estos dos grandes señores, que, aunque su música no se compara entre si, son de mi muy amplia admiración, me gusta mucho su música y anteriormente ya habían pisado tierras regiomontanas y perdí la oportunidad de verlos por aquellos tiempos, fue por eso que no me podría perdonar a mi misma si volviese a perder la oportunidad de verlos en el mismo escenario que en la ocasión anterior. Estuve a punto de vender mis riñones o algún otro órgano vital para conseguir una cortesía al recinto que últimamente ha presentado artistas de muy alta calidad, (y algunos de no tanta), pero gracias a mi astucia de administrar mis entradas de capital, logre conseguir un lugar en estos dos maravillosos recitales, aunque las localidades correspondientes no fueron del todo las mejores, no podía exigir mas de lo que mis ahorros me permitían, pero aun así valió la pena de aquí hasta que la sintomatología del alemán se apodere de mi memoria. Así que para que no solo quede el recuerdo en mi mente, es por esto que hago una pequeña semblanza de lo que pasé como espectador en la Arena Monterrey el 13 de octubre y el 05 de noviembre, respectivamente.

Yanni

Fue el martes 13 de octubre del año en curso. Debo confesar que conseguí el boleto a tan solo 7 días del evento, pues no estaba muy segura de ir o no, pero después de un colosal “chingue su madre” me organicé para acudir a las taquillas y adquirir una butaca al paraíso. Era una “obligación” estar presente, la primera ocasión del psicólogo en Monterrey fue casi recién inaugurado el escenario donde se presentó en esta segunda ocasión, allá por el 2000 ó 2001. No pude asistir, debido a que seguramente los precios estuvieron hasta por los cielos, además de que mi edad en ese entonces no rebasaba los catorce años, así que sin una atenuante explicación hacia mi misma, me resigné.

Pero en esta ocasión fue totalmente distinto. Mi asiento estaba demasiado alejado del escenario, sentía una gran impotencia y repasaba el porqué no había conseguido un ticket a tiempo mas temprano. Ya estando en el auditorio, permanecí por un poco más de 30 minutos en mi luneta, pues había llegado muy temprano. Mi corazón latía de manera irregular y me sentía muy inquieta, pues no veía la hora en que comenzara el show y todavía el lugar no se llenaba.

Alrededor de las 9:20 p.m. se apagaron las luces y sentí un tremendo escalofrío recorriendo mi cuerpo cuando de repente las primeras notas de “Santorini” se escucharon e inmediatamente apareció Giannis Chrysomallis recibido por una gran ovación, (incluyendo un fuerte grito de emoción de su servilleta) wow! Aun puedo sentir ese momento mágico. Sin duda fue la cúspide de el inicio de una velada impresionantemente excitante, tuve la oportunidad de sentir lo que anteriormente cuando “Yanni Live in Concert”  en el dvd la primera vez, sentí algo tan extraño; una música estruendosa pero tan clara, la pantalla gigante recorriendo hermosos paisajes y tomas muy bellas, me hiperventilé mucho, como si estuviera a punto de morir, fue una sensación muy profunda, enigmática y suave, todo a la vez. Ojalá así sienta uno cuando esté en su lecho de muerte, porque si esa es la impresión, entonces a nadie le causaría miedo colgar los tenis…

Luego de un momento de todas esas conmociones pasando por mi ser, sentí como mis lágrimas empezaron a brotar de emoción y alegría sin dejar de cesar… hasta el intermedio después de una hora de música, mmm…… prácticamente me cortaron la inspiración, pero bueno, tenia que dejar de hacerlo, de lo contrario en estos momentos tendría un problema de arritmia cardiaca.

Aunque no esperaba ninguna canción en particular, disfrute muchísimo la última parte de la presentación; “Niki nana”, “Standing in motion” (aunque no fue la pieza completa), “Nostalgia” y “The storm”, en este último se pudo escuchar el duelo del fantástico Samvel Yervinyan con Ann Marie en el violín, tal y como esperaba escucharlo, (no exactamente, pero algo muy relativo).

Este ha sido uno de los eventos mas impresionantes que he visto en mi vida conciértense, Yanni era uno de los mas importantes en mi lista de conciertos pendientes y con orgullo puedo marcar su nombre en mi catálogo ahora que he presenciado su espectáculo, pues es un hombre que transmite magia con su presencia única, simplemente brillante.

Una de las canciones que me cautivó en el momento fue la versión lírica de “November sky”, durante el recital no le puse mucha atención, sino posteriormente cuando conseguí la canción, linda letra, linda melodía, he aquí el tema, interesante y muy real:

Kenny G

Luego llego otro grande y de mis preferidos desde hace algunos años. La primera vez de Kenneth Bruce Gorelick en la ciudad de las montañas fue en el 2006, lo recuerdo bien, pues fue una semana antes de que Jouney me visitara, y como la prioridad era un lugar para el evento de mi banda preferida de rock progresivo, hice a un lado la ventaja de poder agasajarme en menos de una semana dos shows de primera, así que opté sólo por el concierto del 21 de noviembre, después me arrepentí. Como en aquellos tiempos tenia un trabajo que me acomodaba unos holgados centavos y me permitía hacer con ellos lo que me viniera en gana, supuse que no me alcanzaría para dos boletos. Hasta el mismo día del concierto de Kenny que recordé que me sobraban unos billetes y que precisamente eran suficientes para, aunque fuese, una zona económica. Marqué a la línea de superboletos y pregunté si todavía contaban con accesos disponibles, la respuesta fue afirmativa, solo que faltaban 30 minutos para que el show comenzara y que era imposible que me los proporcionaran debido a la distancia y al tiempo que tardaría en ir a hacer el pago. Creo que es la llamada mas triste que he hecho.

No me quedó más que desistir a poner resistencia. Lo peor llego al día siguiente que leí en el diario lo cautivante de su presentación y  su entrega para con el publico, aunque no lo sentí demasiado, pues tenia un evento próximo con que reanimarme, aun así me dolió no poder haber estado presente.

Tuvieron que pasar tres años para que el saxofonista volviera. Sentí cómo las mariposas volaron por mi estómago cuando leí su nombre en el portal de la arena monterrey, me dió por saltar de gusto y alegrarme el día. Como este año ha sido difícil en relación con lo laboral, no me es muy sencillo sacar plata de cualquier lugar, debo racionar mis gastos y mis limitadas entradas para no pasarla mal, sin embargo tengo que arreglármelas para poder darme esos lujos que se tienen que aprovechar a costa de lo que sea y de quien sea. Es por este motivo que conseguí el efectivo para un asiento para la noche del 5 de noviembre tan solo cuatro días antes del festín. Curiosamente, pagué un poco menos que en el evento de Yanni y mi localidad correspondiente fue mucho, mucho mas cerca del escenario que con el primer músico, aunque bueno, sé que van a decir que no se comparan, pero solo quería hacer el comentario.

Por cierto, si se preguntan, (yo sé que no) sobre quién me acompaña a los recitales que frecuento, la respuesta es “on my own” o mejor dicho, “sólo mi alma y yo”, debido a que no he encontrado una persona indicada que se atreva a gastar tanto dinero por ver espectáculos que no disfruta o que no le interesa, aunque puedo confesar que tiene sus ventajas, así no hay quien interrumpa el momento mágico preguntando cosas inútiles como; “cómo se llama esa canción?”, “qué dijo?”,  “porqué se rieron?”, “cómo cuantas canciones mas faltan?”, “ya se va a acabar?” o conversaciones vanas que se pueden charlar en cualquier otro lugar y en otro momento.

Bueno, siguiendo con la noche del jueves pasado, plantada ya en mi lugar, pasando 20 minutos después de las nueve, con las luces apagadas, los músicos en escena y “Home” como apertura del show, pero sin la presencia de G en el escenario. Incrédulamente pensé: “seguro que saldrá de entre las personas, siempre lo hace”, y de pronto se ilumió un costado del recinto, y ahí estaba, justo del otro lado de donde yo me encontraba, luego pensé: “rayos! Hubiera pedido un asiento de aquel lado, que mala suerte!”, pero no le tomé mucha importancia, a fin de cuentas, yo estaba ahí y él estaba conmigo.

Una entrada impecable, como ningún otro artista lo hace, la interacción de su saxofón y su voz tan dulce a la hora de expresar su emoción a su público, es de respetarse. Sean o no fans de Kenny, creo que cualquier persona le toma un valor importante a este gesto tan particular que lo caracteriza de rodear el lugar como diciendo, “soy de todos ustedes, no solo de los que pagan mas por estar cerca del escenario”. Además de esto, también dedicó un largo momento a hablar en español, un español entrecortado pero con una fluidez bastante buena y con esas intenciones de ganarse nuestra simpatía y que por supuesto logró, pues la mayoría de los extranjeros solo se limitan a cruzar las típicas frases que ya conocemos.

Reitero que la interacción con sus seguidores es muy extensa, como si el tiempo no corriera, como si en verdad se sintiera en casa, contento, satisfecho, complacido, simplemente se entrega por completo y nos deleita y envuelve con su energía. En muchas ocasiones provocó nuestra hilaridad con comentarios que hacia (en inglés y también en español), pero cuando en verdad nos hizo reír fue cuando presentó a sus músicos, pues como las pantallas del lugar estaban encendidas, además de la pantalla gigante sobre el escenario, cada que presentaba a un músico aparecía una fotografía muy graciosas cuando niños o adolescentes. Luego de que los presentes comenzáramos a gritar que faltaba una imagen de él, se aventajó diciendo: “yo no, porque soy el jefe”, para luego decir: “esta bien, creo que sí tenemos una foto mía”, y cuando por fin apareció su imagen en la pantalla, bromeó de si mismo diciendo: “miren! Apenas me estaban creciendo los rizos, lo ven?”. Un fragmento bastante original.

Lo mejor llegó cuando a la mitad del espectáculo, y durante un solo de sus músicos, desapareció del escenario, terminaron el tema para inmediatamente comenzar el siguiente, (no recuerdo los nombres, lo olvidé por la conmoción), el bajista hizo una seña para hacernos voltear hacia nuestra izquierda y voalá!, apareció justo en el pasillo de donde yo me encontraba!, wow! Pude verlo a tan solo unos 3 o 4 metros de distancia de mi, aun recuerdo tan claramente sus cabellos castaños y rizados, simplemente precioso!

Lo único que no me agradó fue ver muchísimas localidades vacías, me dio tristeza porque, a pesar de que los precios fueron accesibles y la música de primera clase, el lugar no estaba lleno, y sobretodo porque Kenny paso por esos lugares solitarios, aun así espero que los presentes esa noche, hayamos podido llenar su corazón tanto como él llenó el nuestro.

Por supuesto que tenia que despedirse con “The moment”, no podía ser otra, aunque en lo particular no es mi favorita, pero me gusta escucharla. Sin embargo, una de las que más disfruté fue este tema original de Average White Band:

Dos grandes shows, dos grandes artistas, dos grandes hombres, dos grandes músicos. Podría decirse que si existiera algún motivo por el que deba dejar este mundo ahora mismo, entonces puedo irme en paz y feliz, he cubierto una parte importante dentro de mis sueños y deseos dentro de la música. Aunque todavía me faltan muchos en el repertorio, pero estos señores durante mucho tiempo ocuparon un puesto muy elemental en esa terna, desde luego que si se me diera la oportunidad de volverlos a apreciar, no lo dudo un segundo, pero al menos ya cumplí ese sueño de sentir sus notas musicales recorriendo mis venas, mi corazón y mi alma. Mmmm… Pensándolo bien, mejor me quedo para volver a repetir ese sabor otra y otra y otra y otra vez…

Una respuesta to “YANNI Y KENNY G; DOS GRANDES DE LA MÚSICA (CADA UNO EN SU GENERO, POR SUPUESTO!)”

  1. Hola, me gusto eso de musica anti-tontos, pues si, son dos grandes de la musica.. los mejores en lo suyo. Soy un aficionado a la busqueda de buena musica y aunque tenga mis preferencioas en musica moderna no puedo sino detenerme e incluir dentro de mi selecto grupo de artistas a los dos.
    Saludos de Perú, que tengas muchos exitos en todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: