DONCELLAS DE HIERRO… EL IRON DEL 22 DE FEBRERO

Para variar con mis noticias viejas y anticuadas, hoy les edito la nota de el concierto de Iron Maiden y su presentacion en la ciudad de Monterrey. Otro gancho al higado a causa de la falta de efectivo, pero sigo con la ilusa idea de q volveran algun dia no muy lejano, cosa q estoy consciente q no pasara, pero prefiero vivir en mi porpia mentira… y morir en ella. X lo pronto no me keda mas q agachar la cabeza, subirle a mi estero (q aunque no tengo estereo, pero si unas bocinas muy potentes), soltarme el cabello e imaginar recibir un fuerte abrazo x parte de Eddie y pasear x toda mi casa en calzoncillos escuchando “Phantom of the opera” mientras los vecinos gritan q baje el volumen (lo sé, una idea bastante enferma).

Pero mientras trato de olvidar q he estado perdiendo la oportunidad de vivir veladas irrepetibles a falta de tiempo y recursos financieros, aki les pego el resumen del fantastico evento del pasado viernes de la ultima semana de febrero, editado x el diario “El Porvenir”:

¡Enloquece Iron Maiden a regiomontanos!
Por: Héctor Camero Treviño, Sábado, 23 de Febrero de 2008

Ante más de 10 mil apasionados, Iron Maiden celebró, durante más de una hora, en la Arena Monterrey uno de los conciertos más anhelados por la ciudad en los últimos años.Fiel a su naturaleza temperamental, La Bestia llegó a Monterrey, celebró uno más de sus rituales entre hordas fieles y así de fugaz su vendaval, dejó tatuado su 666 en la piel de los regiomontanos.

Ante más de 10 mil apasionados, Iron Maiden celebró en la Arena Monterrey uno de los conciertos más anhelados por la ciudad en los últimos años.

Durante más de hora y media la agrupación británica, pionera en el heavy metal, destruyó la cordura que durante muchos años sus fanáticos guardaron para este momento.

Fue cerca de las 21:20 horas cuando un discurso de Winston Churchill dio paso a los alentadores compases de “Aces High”, que al partir la secuencia rápida hizo estallar a los presentes.

Steve Harris, Dave Murray, Adrian Smith, Janick Gers y Nicko Mc Brian demostraron durante sus primeros movimientos que los años no han pasado por sus cuerpos, desplazándose sin miedo por la estructura escénica alegórica a los tiempos de esplendor egipcio, representativos además de su gira actual “Somewhere back in time”.

“Two minutes to midnight”, “Revelations”, la siempre esperada “The Trooper” y “Wasted Years” continuaron el paso enérgico de la velada, haciendo que al unísono todo un auditorio conspirara contra los poseedores de La Palabra.

A diferencia de su anterior visita, hace más de diez años, cuando la agrupación hizo presencia con una alineación modificada, ahora las generaciones interminables sucumbieron ante el poderío de Bruce Dickinson y compañía tal cual quedaron impresos mentalmente gracias a videos, posters y discos que hicieron crecer al Diablo y al deseo insatisfecho durante años.

Y fue cuando de la nada, se hizo presente Edi, la mascota favorita del metal, visitando el escenario con su esplendoroso tamaño, apuntando con un arma futurista hacia los obsesos espectadores durante la interpretación de “Iron Maiden”.

 

Y fue precisamente Dickinson quien se ganó la atención y el respeto de la fanaticada, brincando de una estructura a otra, alzando los brazos sin parar, gesticulando a placer y disfrazándose ahora de capitán, ahora de “muerto” o de rey prehispánico, siempre motivando a la raza a perder los estribos.

“Can I Play With Madness”, “Fear of the Dark”y “Run to the Hills” clausuraron momentáneamente un festín de compases agradables para el “headbangin’”, pero el grupo tenía la sorpresa especial bajo la manga.

“Moonchild” y la respetada “Hallowed be thy name” cerraron una noche que parecía haber transcurrido en breves minutos, dejando por supuesto, a los regios con ganas de más.

No fue así, fugazmente se desvaneció cualquier pista de La Bestia y dejó varados a sus acólitos tal cual lo hizo durante diez años.

Se puede relatar con cierta nostalgia la despedida de un grupo cual si se tratase de un ‘hasta luego’ indiferente.

Este no es el caso de Maiden. Los más viejos asistentes, en medio de una alta torre de vasos, exigen más canciones, más riffs, más gritos, como si la noche no debiera terminar nunca, como si el estéreo debiera hacer el movimiento repetitivo de volver a conmocionar hasta el infinito.

Para los de cierta madurez, Maiden es un sueño de infancia llevado a realidad, es una nueva anécdota y tal vez un nuevo propósito qué llevar a los hijos que pronto nacerán, tal vez uno de pocos deseos satisfechos en la vida.

Lo que tal vez ningún abuelo posmoderno ha podido lograr, retener la atención de los chicos, lo consiguieron cinco ingleses entre centenares de niños vistos en las gradas.

Mientras en los más grandes Maiden es un acto consumado, en ellos es una promesa, un motivo, una razón para intentar trascender.

Y aki una galeria de su show…

Para terminar el video de mi cacion favorita de esta banda, “The Trooper”

 

Bueno, ps ahi esta si, escribanle sus comentarios, sí no fueron, pues no se apuren, yo tampoco, pero si fueron, no escriban x q borrare la historia de lo bien q se la pasaron (no se crean!). Si asistieron, cuentenme sus experiencias a ver q tal les fue, ok?

Au reoir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: